Adamello super trail

No es web para lentos

¿Qué es el Test de Cooper?

Seguro que si sois aficionados a correr, conoceréis el test de Cooper, el cual sirve para medir la capacidad física de cada uno de nosotros, algo que habréis hecho en más de una ocasión. Si eres de los que todavía no lo conocen o estás dando tus primeros pasos en el atletismo, vamos a explicarte de qué se trata.

Características del test de Cooper

¿Qué es el Test de Cooper?

Para poder medir la capacidad aeróbica de las personas, éstas deben correr la máxima distancia posible en un periodo de 12 minutos seguidos. Cuando se acaba este tiempo, se toman como referencia unas tablas que determinan cuál es la capacidad física según la edad y el sexo.

Lo único que necesitamos para hacerlo es ropa cómoda, calzado deportivo y un reloj o pulsera que nos ayude a controlar el tiempo hasta llegar a los 12 minutos. Entrar en una pista de atletismo es lo más recomendable dado que gracias a la señalización con la que cuenta se podrá calcular perfectamente la distancia que recorreremos.

Si no se tiene acceso a esta infraestructura se puede elegir cualquier zona que no esté demasiado transitada y contar con alguna aplicación que nos ayude a calcular cuál es la distancia que hemos recorrido en ese límite de 12 minutos.

Se trata de un test exigente en el que hay que procurar mantener un buen ritmo durante mucho tiempo, por ello hay que dosificar bien las fuerzas, no podemos comenzar a toda velocidad desde el principio porque cuando pasen unos minutos estaremos prácticamente sin fuerzas y el test no habrá servido para nada.

Lo mejor es marcar tiempos e ir dosificando el esfuerzo, avanzando a buen ritmo y sin forzar demasiado nuestro cuerpo para obtener los mejores resultados. Correr de manera inteligente nos permitirá contar con una reserva de fuerza que podemos utilizar en los dos o tres últimos minutos y así mejorar las marcas.

Para conseguir los mejores resultados es importante que entrenemos de forma regular. Además, el test de Cooper nos servirá para ir comprobando cuáles son las mejoras que vamos teniendo en nuestro desempeño físico, por lo que es ideal hacérnoslo cada dos o tres meses.

Para poder realizar el test de Cooper de la mejor manera posible se recomienda hacer un buen estiramiento muscular, tanto antes como después de esta prueba. Los expertos recomiendan que no debe realizarse si se tiene la menstruación, se han sufrido extracciones dentales o si se tiene gripe o fiebre.

Para hacerla hay que estar en un buen estado de salud y no es recomendable tampoco para personas diabéticas, fumadoras, que tengan problemas de obesidad, asma, hipertensión o enfermedades cardiovasculares. Para finalizar, no hay que olvidarse de que no se debe realizar esta prueba en zonas que se encuentren por encima de los 2.000 metros sobre el nivel del mar.